jueves, 1 de marzo de 2012

La infancia de Joseph Ratzinger


Conoce al Papa, n. 1.
Pbro. Luis-Fernando Valdés

Joseph Alois Ratzinger nace el 16 de abril de 1927, que ese año coincidía con el Sábado Santo, en la región de Baviera, Alemania. Vio la luz en Marktl am Inn, un pueblecito delimitado los ríos Eno y Salzach, así como por los Alpes, que fue fundado en 1422, cuando el duque Enrique VII otorga los derechos de celebrar mercados con el nombre Marktl (= mercadito), y más tarde se le dio el privilegio de llevar un escudo y de construir de iglesias y un puente sobre el río Inn.

El futuro Papa vino al mundo y se crió en una zona fervientemente católica, evangelizada por los santos Ruperto, Corbiniano y Bonifacio. De ahí que Baviera también suele ser conocida como la “Terra benedicta” (= tierra bendita): esto será  posiblemente un motivo por el cual Joseph Ratzinger elegirá el nombre de Benedicto al ser elegido Pontífice (P. Blanco, “El Papa alemán”, p. 337). Al respecto, él mismo comentaría en una Audiencia que “San Benito es también muy venerado en Alemania y, particularmente, en Baviera, mi tierra natal” (Audiencia,  27.4.2005).

La familia de Benedicto XVI.
El joven Joseph aparece sentado.
La familia Ratzinger era de gran raigambre católica. Estuvo conformada por el señor Joseph Ratzinger y su esposa María Rieger. El cabeza de esta familia nació el día 6 de marzo de 1877 en Baviera. Joseph Ratzinger padre se ganaba la vida como comisario de gendarmería. Se dice que era un hombre muy inteligente, pues siempre sabía quién era el verdadero culpable cuando se cometía un delito.

El Sr. Ratzinger era afín a la corriente política bávaro-austriaca, como solían serlo muchos católicos de esa zona. Además tenía la música por pasatiempo, pues tocaba la cítara. Quizá este sea un antecedente de la gran afición del Papa Benedicto a la música.

El Sr. Ratzinger se casó hasta los 43 años con María Rieger, en 1920. María nació el 8 de enero de 1884 en Tirol, un pueblo situado en lo que actualmente es el norte de Italia. Era una buena cocinera, lo que le ayudó para encontrar buenos trabajos en el servicio de algunos hoteles. También aplicó sus conocimientos culinarios trabajando en la panadería de su padre. María era una mujer de carácter muy italiano, que se reflejaba en su alegría y en su gusto por cantar.

El mismo Joseph Alois recuerda que su madre además era una mujer muy creativa, pues aunque a veces la austeridad reinaba en casa, ella usaba su ingenio para que la comida siempre fuera deliciosa; otras veces, utilizaba su ingenio para cuidar la economía del hogar. Además confeccionaba, desde jabones para usarlos en el hogar, hasta ropa que vestían sus hijos.

De este matrimonio nació María Theogona, en 1921. Ella será el ama de llaves de su Joseph hasta su muerte, en 1991. Tres años más tarde, en 1924, nacerá Georg, que será sacerdote y además tendrá una gran afición por la música; de hecho, se graduará en 1964 como Músico Eclesial y Compositor, y asumirá el cargo de Director del Coro de la Catedral de Ratisbona que tendrá hasta 1994.

Con estas pinceladas de su vida familiar podemos ver algunos aspectos de la personalidad del futuro Benedicto XVI. Su espíritu es profundamente católico tanto por su familia como por el entorno bávaro. Además, siguiendo el pensamiento de su  padre, el joven Ratzinger se opuso siempre al régimen de Hitler y al conflicto bélico conocido como Segunda Guerra Mundial. Y el cultivo de la música en su hogar le dará un talante muy especial en su pensamiento, de manera que será conocido como el “Mozart de la Teología”, según la expresión de Joachim Meinsner, arzobispo de Colonia [Ver].

Se produjo un error en este gadget.