sábado, 29 de abril de 2017

Francisco en Egipto: no más violencia a nombre de Dios

Año 13, número 625
Luis-Fernando Valdés

Francisco realizó un viaje relámpago a Egipto, en medio de grandes medidas de seguridad. Amenazado por fanáticos religiosos, ¿qué puede hacer el Papa para desenmascarar a quienes utilizan la fe para justificar la violencia?

Anuncio de la visita de Francisco a Egipto,
en las calles de El Cairo (Foto: posta.com.mx).
1. Los motivos del viaje. El Papa Francisco realizó un viaje apostólico de 27 horas a Egipto. El motivo central del viaje fue participar en la “Conferencia Internacional de Paz” organizada por la Universidad Al Azhar, la principal institución del Islam sunita, que es la corriente del musulmana del 90 por ciento de los creyentes islámicos.
Francisco fue invitado por las tres grandes autoridades civiles y religiosas egipcias: el Presidente de la República, Abdel Fattah al Sisi; el Patriarca Copto-Ortodoxo, Tawadros II; el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Tayeb y el Patriarca Copto-Católico, Ibrahim Isaac Sidrak.
Con esta visita a tierra egipcia, el Pontífice buscó dar un mensaje de paz a Medio Oriente y, a la vez, avanzar en el diálogo interreligioso con el mundo islámico y fortalecer la relación ecuménica con la Iglesia Copto-Ortodoxa.

2. La importancia del diálogo con Al Alzhar. A diferencia de la Iglesia Católica que tiene un Magisterio universal que vincula a cada uno de sus fieles, en el Islam no existe una autoridad doctrinal y moral reconocida por la totalidad de los musulmanes.
Sin embargo, la Universidad de Al Alzhar desempeña una función similar, pues tiene una gran autoridad religiosa respecto a la gran mayoría de los fieles islámicos. Por eso, resulta fundamental para el Vaticano poder dialogar con el Gran Imán de esa institución.
Como muchos recordarán, con motivo de un célebre discurso de Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona (Alemania) en 2006, el jeque de Al Azhar, Ahmed Tayeb, rompió relaciones con el Vaticano.
Pero las relaciones entre ambas religiones han mejorado poco a poco, desde marzo de 2013 cuando Jorge Mario Bergoglio fue elegido Papa. Con esta visita de Francisco, realizada como señal de buena voluntad, el conflicto prácticamente se ha resuelto.

3. Las religiones no promueven la violencia. Francisco, que se presentó como “mensajero de paz”, reiteró que las religiones sólo promueven la paz y nunca la violencia, en su discurso ante los delegados de la “Conferencia Internacional de Paz” procedentes de todos los países árabes (28 abr. 2017).
El Papa hizo un llamado que los responsables religiosos condenen la violencia a nombre de la fe. “Estamos llamados a desenmascarar la violencia que se disfraza de un presunta sacralidad”, dijo.
El Pontífice explicó que el odio en nombre de la religión es una “falsificación idolátrica de Dios”, por “el nombre de Dios es Santo, Él es el Dios de la paz, Dios ‘salam’ (‘Dios de paz’)”. Y agregó “que solo la paz es santa y no puede perpetrarse ninguna violencia a nombre de Dios, porque profanaría su Nombre”.
El momento más importante del encuentro fue cuando Francisco exhortó a los líderes religiosos a decir juntos “un ‘no’ claro y fuerte a toda forma de violencia, venganza u odio cometido en nombre de la religión o en nombre de Dios”.

Este viaje apostólico a Egipto del Pontífice es un paso serio para construir una “civilización de la paz y del encuentro”. Resultó histórica la petición del Papa a los líderes islámicos para que también ellos condenen la violencia a nombre de Dios. Por eso, aquellas épocas pasadas de las guerras de religión parecen ya superadas.


domingo, 23 de abril de 2017

Migración forzada: las historias detrás de las cifras

Año 13, número 624
Luis-Fernando Valdés

La crisis social y política en Venezuela ha dada lugar a que miles de personas emigren a Brasil en búsqueda de recursos médicos. La falta de servicios sanitarios en el propio país empuja a la migración forzada.

Venezolanos viven y trabajan en las aceras
de Pacaraima, Brasil. (Foto: Folha de Boa Vista)
1. El caso de Venezuela. La ONG internacional Human Right Watch presentó el pasado 18 de abril un informe titulado “Venezuela: la crisis humanitaria se extiende a Brasil”. El documento menciona que ya son 12 mil venezolanos los que han abandonado su país y han llegado a Brasil desde 2014. 
Este informe menciona también que la falta de atención médica por falta de recursos básicos en Venezuela es una de las principales causas por la que los venezolanos deciden huir hacía Brasil. Peor aun, en muchos casos los mismos hospitales venezolanos son los que sugieren a las personas emprender este viaje.
Las cifras son muy crudas. El 80 por ciento de las personas que son atendidas en los hospitales de Pacaraima, municipio brasileño que colinda con Venezuela, son venezolanos que llegan en situaciones mucho más graves que las de los brasileños.
“Muchos (venezolanos) entran malnutridos o con complicaciones de enfermedades que ya tenía como VIH o tuberculosis y que no habían sido tratadas en su país”, explica el informe. (El Mundo, 18 abr. 2017)

2. La migración forzada, tragedia con rostro humano. La Organización Internacional para las Migraciones de la ONU define la migración forzada como un movimiento de personas para “escapar de la persecución, el conflicto, la represión, los desastres naturales y los provocados por el hombre, la degradación ecológica u otras situaciones que ponen en peligro su existencia, su libertad o su forma de vida”.
El Papa Francisco con frecuencia ha explicado que esta tragedia humanitaria es un problema de personas concretas y no de meras estadísticas. “Esta crisis, que se puede medir en cifras, nosotros queremos medirla por nombres, por historias, por familias. Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado.” (Discurso, 21 feb. 2017)
La periodista Agnese Marra recoge testimonios que muestran el sufrimiento de personas concretas en esa frontera de Brasil. Por ejemplo, Geraldine Dhil decidió abandonar Venezuela y comenzar su viaje a Brasil. Con 32 años, tomó su mochila y caminó 200 km. Para llegar a Boa Vista. Geraldine tomó esta decisión porque era el único modo de conseguir los medicamentos de su hija que tiene 13 años y padece cáncer. (El Mundo, 18 abr. 2017)

3. El derecho a ser acogidos. A diferencia de las posturas que buscan poner muros en las fronteras de los países con más recursos, el Magisterio del Papa sostiene que el migrar es esencialmente una “expresión del anhelo intrínseco a la felicidad precisamente de cada ser humano, felicidad que es buscada y perseguida”. (Ibidem)
Sin embargo, como explica Francisco, la primera solución para los migrantes y sus familias debería iniciar en sus propias naciones, pues es “allí donde debe ser garantizado, junto al derecho a emigrar, también el derecho a no emigrar, es decir el derecho de encontrar en la patria condiciones que permiten una realización digna de la existencia”.

Las tragedias humanitarias antes que meras cifras, son siempre el conjunto de historias concretas de personas con nombre, con un rostro, cuya dignidad ha sido maltratada. Y para un creyente cristiano siempre serán un reclamo para prestar una ayuda concreta: “era forastero – migrante– y me acogiste” (Mateo 25, 35).

miércoles, 12 de abril de 2017

La Pascua de los cristianos asesinados

Año 13, número 623
Luis-Fernando Valdés

El reciente Domingo de Ramos quedó ensangrentado por los atentados del Estado Islámico (ISIS) a dos iglesias cristianas coptas en Egipto. ¿Qué pensar de esta violencia? Este atentado tiene dos lecturas: la del ISIS, de odio; y la cristiana, de perdón y esperanza.


Domingos de Ramos ensangrentado por los
atentados de ISIS a iglesias cristianas coptas.
(Foto: entornointeligente.com)
1. Los mensajes de ISIS. El grupo terrorista, el autodenominado Estado Islámico, se adjudicó dos ataques suicidas contra cristianos coptos. El primero ocurrió en la localidad de Tanta, al norte de Egipto, donde un terrorista detonó una bomba en la Iglesia de San Jorge, que estaba abarrotada de fieles que celebraban el Domingo de Ramos.
Horas después, en Alejandría, hubo otra explosión ahora en la Catedral de San Marcos, donde minutos antes había estado el Patriarca copto. En ambos episodios, murieron 44 personas y más de 100 resultaron heridas. (NPR, 9 abril 2017)
De esta manera, el ISIS envió un claro mensaje de intolerancia contra el cristianismo, pues los dos atentados fueron realizados mientras los fieles cristianos celebran la Misa del Domingo de Ramos, con la que iniciaba la Semana Santa.
Además, el ISIS utilizó estos ataques en el norte de Egipto, para amenazar la Conferencia de Paz que se llevará a cabo en la capital de ese país, el próximo 28 de abril, en la que participarán tanto el Papa Francisco como el “Papa Copto”, Tawadros II, Patriarca de los cristianos ortodoxos de rito copto.

2. Los mensajes de Tawadros II y de Francisco. La respuesta de ambos líderes religiosos contrasta con el mensaje de odio del ISIS. El Patriarca copto dijo, durante el funeral, que estos cristianos asesinados “han pasado del dolor al abrazo de Cristo”. Los llamó “mártires” y afirmó que “han sido llamados al cielo en el día de fiesta” pues murieron el Domingo de Ramos.
Por su parte, el Pontífice católico le envió sus condolencias al Patriarca y todo el “querido pueblo egipcio”. Francisco tuvo un gesto de gran caridad hacia los agresores, pues pidió “que el Señor convierta los corazones de los hombres que siembran terror, violencia y muerte; que convierta también el corazón de aquellos que fabrican y trafican con armas”. (ACI, 9 abril 2017)

3. Una consideración religiosa sobre el atentado. ¿Por qué Francisco y Tawadros II reaccionaron con benignidad? Resulta muy llamativo que ambos líderes espirituales respondan con perdón al odio del ISIS, pero en realidad la misericordia es característica distintiva del cristianismo.
En efecto, el cristianismo antes que ser una doctrina o una moral o un conjunto de ritos, es una Persona viva, Jesucristo. Cristo es la esencia del cristianismo (R. Guardini) y, por tanto, ser cristiano consiste en imitar a Jesús, que vino a proclamar el amor y el perdón.
La Semana Santa da sentido a la vida de cada cristiano, pues mediante la Pasión y la Crucifixión, Jesús –el Dios hecho hombre– asumió lo más profundo del dolor físico, de la traición y de la muerte, que se convierten en camino para la Resurrección.
Y así es como Francisco y Tawadros II interpretan el martirio de los fieles que murieron el domingo pasado: vivieron su “Semana Santa”, pues con ramos en sus manos sufrieron la pasión del atentato y ahora han resucitado a la vida eterna.

El terrorismo pseudo-religioso del ISIS siembra odio, pero no recibirá una respuesta violenta por parte de los cristianos. El odio nunca podrá acabar con la esperanza cristiana de una civilización del amor, porque Cristo hoy –por boca de sus seguidores– sigue diciendo: “perdónalos porque no saben lo que hacen”.


La Pascua de los cristianos asesinados

Año 13, número 623
Luis-Fernando Valdés

El reciente Domingo de Ramos quedó ensangrentado por los atentados del Estado Islámico (ISIS) a dos iglesias cristianas coptas en Egipto. ¿Qué pensar de esta violencia? Este atentado tiene dos lecturas: la del ISIS, de odio; y la cristiana, de perdón y esperanza.

1. Los mensajes de ISIS. El grupo terrorista, el autodenominado Estado Islámico, se adjudicó dos ataques suicidas contra cristianos coptos. El primero ocurrió en la localidad de Tanta, al norte de Egipto, donde un terrorista detonó una bomba en la Iglesia de San Jorge, que estaba abarrotada de fieles que celebraban el Domingo de Ramos.
Horas después, en Alejandría, hubo otra explosión ahora en la Catedral de San Marcos, donde minutos antes había estado el Patriarca copto. En ambos episodios, murieron 44 personas y más de 100 resultaron heridas. (NPR, 9 abril 2017)
De esta manera, el ISIS envió un claro mensaje de intolerancia contra el cristianismo, pues los dos atentados fueron realizados mientras los fieles cristianos celebran la Misa del Domingo de Ramos, con la que iniciaba la Semana Santa.
Además, el ISIS utilizó estos ataques en el norte de Egipto, para amenazar la Conferencia de Paz que se llevará a cabo en la capital de ese país, el próximo 28 de abril, en la que participarán tanto el Papa Francisco como el “Papa Copto”, Tawadros II, Patriarca de los cristianos ortodoxos de rito copto.

2. Los mensajes de Tawadros II y de Francisco. La respuesta de ambos líderes religiosos contrasta con el mensaje de odio del ISIS. El Patriarca copto dijo, durante el funeral, que estos cristianos asesinados “han pasado del dolor al abrazo de Cristo”. Los llamó “mártires” y afirmó que “han sido llamados al cielo en el día de fiesta” pues murieron el Domingo de Ramos.
Por su parte, el Pontífice católico le envió sus condolencias al Patriarca y todo el “querido pueblo egipcio”. Francisco tuvo un gesto de gran caridad hacia los agresores, pues pidió “que el Señor convierta los corazones de los hombres que siembran terror, violencia y muerte; que convierta también el corazón de aquellos que fabrican y trafican con armas”. (ACI, 9 abril 2017)

3. Una consideración religiosa sobre el atentado. ¿Por qué Francisco y Tawadros II reaccionaron con benignidad? Resulta muy llamativo que ambos líderes espirituales respondan con perdón al odio del ISIS, pero en realidad la misericordia es característica distintiva del cristianismo.
En efecto, el cristianismo antes que ser una doctrina o una moral o un conjunto de ritos, es una Persona viva, Jesucristo. Cristo es la esencia del cristianismo (R. Guardini) y, por tanto, ser cristiano consiste en imitar a Jesús, que vino a proclamar el amor y el perdón.
La Semana Santa da sentido a la vida de cada cristiano, pues mediante la Pasión y la Crucifixión, Jesús –el Dios hecho hombre– asumió lo más profundo del dolor físico, de la traición y de la muerte, que se convierten en camino para la Resurrección.
Y así es como Francisco y Tawadros II interpretan el martirio de los fieles que murieron el domingo pasado: vivieron su “Semana Santa”, pues con ramos en sus manos sufrieron la pasión del atentato y ahora han resucitado a la vida eterna.

El terrorismo pseudo-religioso del ISIS siembra odio, pero no recibirá una respuesta violenta por parte de los cristianos. El odio nunca podrá acabar con la esperanza cristiana de una civilización del amor, porque Cristo hoy –por boca de sus seguidores– sigue diciendo: “perdónalos porque no saben lo que hacen”.


Se produjo un error en este gadget.