domingo, 8 de mayo de 2005

Benedicto XVI y las otras religiones

Luis-Fernando Valdés López

Fue muy llamativo que los vaticanistas mexicanos comentaran que la elección del Benedicto XVI sería un paso atrás, en el diálogo de la Iglesia Católica con las otras religiones. El motivo aducido consistía en que el entonces Cardenal Ratzinger había elaborado la Declaración «Dominus Iesus», fechada el 6 de agosto de 2000, y aprobada por Juan Pablo II.
Y, a partir de ese dato, esos vaticanistas sacaban dos conclusiones. La primera era que la Iglesia se mostraba intolerante respecto a las otras religiones, porque ese documento indicaba que sólo la fe católica es la religión verdadera. Y la segunda hacía referencia a la personalidad del Cardenal: se trataba de un hombre intransigente.
Para un lector exigente, esa conclusiones dejan mucho que desear. En primer lugar, vale la pena entender bien el contenido y el contexto de esa Declaración pontificia. Y a continuación interesa saber cuál el es pensamiento de Benedicto XVI sobre este tema, y en base a sus palabras juzgar si es un hombre abierto al diálogo o no.
La Declaración «Dominus Iesus» fue la respuesta a la postura de algunos teólogos que confiesan que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre, pero piensan la revelación de Dios en Cristo no puede ser considerada completa y definitiva, sino que debe ser siempre considerada en relación con otras posibles revelaciones de Dios. De este modo, se introduce la idea errada de que las religiones del mundo son complementarias a la revelación cristiana.
Para el entonces Card. Ratzinger el «principio de la tolerancia y respeto de la libertad es hoy manipulado y superado indebidamente cuando se extiende al aprecio de los contenidos, como si todos los contenidos de las diversas religiones y de los conceptos no religiosos de la vida se tuviesen que situar al mismo nivel, y ya no existiese una verdad objetiva y universal, porque Dios o el Absoluto se revelarían con numerosos nombres, pero todos ellos serían verdaderos. Esta falsa idea de tolerancia está relacionada con la pérdida y la renuncia de la cuestión de la verdad, que hoy muchos consideran una cuestión irrelevante o de segunda clase».
Por eso, este documento pontificio viene a recordar que ciertamente, las diferentes tradiciones religiosas contienen y ofrecen elementos de religiosidad, pero con la venida de Jesucristo Salvador, Dios ha establecido la Iglesia para la salvación de todos los hombres. Y afirma que esta verdad de fe no quita nada al hecho de que la Iglesia considera las religiones del mundo con sincero respeto, pero al mismo tiempo excluye esa mentalidad indiferentista «marcada por un relativismo religioso que termina por pensar que una religión es tan buena como otra» (cfr. Cap. VI).
Como se puede apreciar, la Declaración «Dominus Iesus» no plantea la intolerancia, sino que sale al paso de un equívoco: que a nombre de la tolerancia se caiga en el relativismo. Y desde ahí no puede deducirse, como hicieron esos vaticanistas, que el Papa tenga una personalidad «dura e inflexible». Basta leer las primeras declaraciones de Benedicto XVI para ver su apertura hacia las otras religiones.
En su primera homilía como Papa tuvo unas palabras para «aquellos que siguen otras religiones». Se dirigió a ellos «con sencillez y cariño para asegurarles que la Iglesia quiere seguir manteniendo con ellos un diálogo abierto y sincero, en búsqueda del verdadero bien del ser humano y de la sociedad» (20-IV-2005).
Y el día anterior a la inauguración solemne de su Pontificado dirigió este mensaje a los representantes musulmanes que asistirían a ese evento. «Os aseguro que la Iglesia quiere seguir construyendo puentes de amistad con los seguidores de todas las religiones para buscara el bien verdadero de todas las personas y de la sociedad entera» (25-IV-2005).
El Papa Benedicto XVI ha mostrado su convicción de que Cristo ha revelado a la Iglesia la plenitud de la verdad sobre Dios, y que esa firmeza nada tiene que ver con la intolerancia ni con el relativismo. Y ha dado muestras de una actitud personal de apertura al diálogo con las otras religiones.

lfvaldes@gmail.com
http://columnafeyrazon.blogspot.com
Se produjo un error en este gadget.