domingo, 3 de julio de 2011

Premian el diálogo de fe y razón


Año 7, número 322
Luis-Fernando Valdés

Benedicto XVI cumplió, el pasado 29 de junio, 60 años de sacerdocio, y como parte de las celebraciones otorgó por primera vez el “Premio Ratzinger”. ¿De qué se trata? Es un intento académico de altura para destacar el diálogo entre la fe y la razón.

Este premio fue instituido por el Pontífice, cuando el 1 de marzo del año pasado constituyó la “Fundación Vaticana Joseph Ratzinger – Benedicto XVI”, acogiendo las peticiones de varios intelectuales. Y dentro de la Fundación, está previsto que se otorgue un premio a quienes hayan contribuido notablemente al estudio de la razonabilidad de la fe y de las contribuciones del cristianismo.

Los tres galardonados durante
la ceremonia del Premio "Ratzinger"
Para esta primera entrega se escogieron tres notables personalidades académicas. Manlio Simonetti, laico italiano, experto en Literatura cristiana antigua y Patrología; Olegario González de Cardedal, sacerdote español, profesor de teología sistemática, y Maximilian Heim, alemán, cisterciense, Abad del monasterio de Heiligenkreuz en Austria y profesor de teología fundamental y dogmática.

El profesor Simonetti es una de las máximas autoridades en el plano internacional en el campo de los estudios sobre el cristianismo antiguo. A sus 85 años, sigue trabajando activamente en los textos de los orígenes del cristianismo.

Benedicto XVI entrega el Premio "Ratzinger"
al Teólogo español González de Cardedal.
(Foto: EFE)
El profesor González de Cardedal, de 76 años, ha sido profesor de teología dogmática en la Pontificia Universidad de Salamanca y miembro de la Comisión Teológica Internacional. Sus principales obras teológicas conciernen a Dios y a la Trinidad, la cristología, la relación entre teología y antropología, especialmente en el debate entre la fe cristiana y la no creencia.

Por su parte, el profesor Heim, de 50 años, desde 2009 forma parte del Nuevo Círculo de alumnos de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, y trabaja en la publicación de las obras completas de Ratzinger. Además, divulga temas concernientes a la fe y a la teología a través de conferencias y la publicación de una serie de libros.

Durante la entrega de los galardones, Papa Benedicto pronunció un interesante discurso en el que destacó el diálogo de la fe con la razón, y señaló que la búsqueda de esta armonía ha sido unas de las grandes características distintivas de la fe cristiana, en comparación con el resto de las religiones.

En efecto, el Santo Padre expuso que las “religiones paganas por su naturaleza eran ‘consuetudinarias’: (...) se observaban las formas de culto tradicionales esperando permanecer así en la relación acertada con el ámbito misterioso de lo divino”. En cambio, prosiguió, “el aspecto revolucionario del cristianismo en la  antigüedad fue la ruptura con ‘lo consuetudinario’ por amor de  la verdad”.

En la teología, explicó, “está en juego la cuestión de la verdad, es su fundamento último y esencial”. Y añadió: “Una expresión de Tertuliano [160-220] puede llevarnos a dar un paso más: ‘Cristo no dijo: Yo soy la costumbre, sino yo soy la verdad’ ”. Por eso, concluyó el Papa, “en San Juan apóstol se encuentra la otra interpretación fundamental de la fe cristiana, que se expresa en la designación de Cristo como Logos [Razón]. Si Cristo es el Logos, la verdad, el ser humano debe corresponderle con su propio logos, con su razón”.

Este evento ha sido muy significativo, Joseph Ratzinger cumple 60 años de sacerdote, y desde el principio ha mantenido una línea fundamental: explicar que la fe se apoya en la razón, porque la fe y la verdad siempre van unidas. Ha realizado así el objetivo pastoral, reflejado en su lema episcopal: “Cooperadores de la verdad”.

lfvaldes@gmail.com
http://www.columnafeyrazon.blogspot.com
Se produjo un error en este gadget.