domingo, 22 de mayo de 2011

Una crisis humanitaria desconocida

Año 7, número 316
Luis-Fernando Valdés

Dio la vuelta al mundo, la imagen de un camión de carga repleto de migrantes, detectado por rayos X en un puesto de control en el Estado de Chiapas (17.V.2011). ¿Podrán beneficiar a nuestro País las noticias de complicidad de agentes el Instituto Nacional de Migración con traficantes de personas, los descubrimientos de fosas comunes, el secuestro y la violación de los derechos humanos de los indocumentados?

Interior del camión lleno de indocumentados, detectado por los rayos X.
(Foto: www.eluniversal.com.mx).

Aunque los mexicanos somos un pueblo abierto y acogedor, los hechos manifiestan que los migrantes que atraviesan ilegalmente nuestro territorio reciben un trato inhumano. De abril a septiembre de 2010, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos documentó un total de 214 eventos de secuestro en México, de los cuales, según el testimonio de las víctimas y testigos de hechos, resultaron 11,333 migrantes protagonistas de desapariciones forzadas (19.V.2011) [Milenio].

La corrupción es otro factor importante. Según la “BBC Mundo”, para algunos la crisis actual era predecible, porque varias organizaciones no gubernamentales han denunciado miles de abusos de delincuentes contra indocumentados, y no han recibido respuesta gubernamental. Jorge Bustamante, relator Especial sobre los Derechos Humanos de los Migrantes de la ONU, aseguraque “México es el campeón mundial de las violaciones a los derechos humanos de los migrantes, se lo digo con toda responsabilidad” (20.V.2011) [El Nacional, Venezuela].

Se trata de una situación de crimen muy parecida al tráfico de esclavos negros durante el colonialismo inglés y español. En aquella época, estas personas eran secuestradas y vendidas con la venia de las autoridades. Aunque hay una diferencia, pues hoy los migrantes centroamericanos no son obligados, sino que voluntariamente se ponen en contacto con los “coyotes”, a los que les pagan fuertes sumas de dinero para ser llevados a los Estados Unidos.

Sin embargo, la situación actual es la misma que la de antaño, pues una vez de camino, nada ni nadie les garantiza a los indocumentados un trato humano. Muchas mujeres son secuestradas y vendidas a redes de prostitución. Algunos jóvenes son reclutados forzadamente para ser carne de cañón de los cárteles de las drogas.

Esta nueva esclavitud representa un negocio millonario. La ONU calcula que el contrabando de personas que ingresan ilegalmente a Estados Unidos desde México genera 6,600 millones de dólares anuales; mientras que los indocumentados no mexicanos que inician el recorrido en Guatemala, pagan cerca de 1,000 millones de dólares. Estas cifras compiten con las ganancias del narcotráfico, que la ONU estima entre 10,000 y 29,000 millones de dólares [El Universal].

Por la magnitud que representa, por el número tan alto de personas secuestradas, explotadas o asesinadas, por la degradación y corrupción de las instituciones, esta situación representa una verdadera “crisis humanitaria”, como las hambrunas y las pandemias de África.

Así viajaban los migrantes dentro del camión.
(Foto: www.univision.com]
¿Qué podemos hacer los ciudadanos para paliar esta triste situación? Tenemos una herramienta muy valiosa: recurrir a la opinión pública. Estos crímenes permanecen impunes mientras no se conocen. Generalmente, cuando los medios denuncian con constancia las crisis humanitarias, los gobiernos suele tomar medidas para iniciar la solución al problema.

Los ciudadanos podemos aprovechar las redes sociales para pedir a los medios de comunicación que no dejen de publicar los sucesos sobre migración. Esto responde nuestra pregunta inicial: nuestra Patria sí resulta beneficiada cuando esta malas noticias se difunden continuamente en los medios.

lfvaldes@gmail.com
http://www.columnafeyrazon.blogspot.com

Se produjo un error en este gadget.