domingo, 15 de mayo de 2011

Judíos defienden a Pío XII

Año 7, número 315
Luis-Fernando Valdés

Vuelve la figura de Pío XII (1876-1958) a los medios. Pero ahora porque las etiquetas de “haber guardado silencio” y de “no haber denunciado a Hitler” recientemente se han visto cuestionadas por un informe elaborado por una organización judía. ¿Cuál es la verdad sobre el Papa Pacelli?

Retrato del Venerable Pío XII.
La Fundación “Pave the Way” fue fundada por el judío norteamericano Gary L. Krupp y su esposa Meredith, con el objetivo de allanar los obstáculos no teológicos a las relaciones interreligiosas. En su labor, esta organización ha recopilado innumerables documentos de la época, muchos de ellos procedentes de recién abierto Archivo Secreto Vaticano,  que demuestran los esfuerzos de la Santa Sede, durante la Segunda Guerra Mundial, para salvar la vida de muchos judíos perseguidos.

Benedicto XVI ya había recibido, el 8 de septiembre de 2008, a los participantes en un simposio sobre la figura y la acción pastoral y humanitaria de Pío XII, promovido por Krupp y su Fundación. Y reconoció que, gracias a la documentación recogida y a los “testimonios acreditados”, ese simposio ofrecía “a la opinión pública la posibilidad de conocer mejor lo que Pío XII realizó a favor de los judíos perseguidos por los regímenes nazi y fascista”.

En días recientes, los resultados de las investigaciones de la Fundación han vuelto a aparecer en la opinión pública. Entre los documentos encontrados, destacan los que halló el periodista Dimitri Cavalli, colaborador de la Fundación, y luego publicados por Jesús Colina para la agencia Zenit. Uno de los más importantes testimonios es el volumen de la revista “Jewish Chronicle”, publicado por la logia “B´nai B´rith” y fechado el 19 de mayo de 1940. Pone a Pío XII en la portada e incluye un artículo que revela que este Papa estaba contratando a profesores judíos que habían sido expulsados de las instituciones italianas, por las leyes raciales del dictador Mussolini.

Otro más: el “Jewish Chronicle” de Londres, del 9 de septiembre de 1942, informaba de que Joseph Goebbels, ministro nazi de Propaganda, había impreso diez millones de panfletos en varias lenguas, que fueron distribuidos en Europa y América Latina, condenando al Pontífice Pacelli por su posición favorable a los judíos.

Sin embargo, muchos documentos que recogían la ayuda del Vaticano a los judíos fueron destruidos para evitar que cayeran en manos enemigas. Gary Krupp afirma que “este gesto fue aplicado comúnmente durante la guerra... ¡y todavía hay algunos críticos que parecen no comprender que es el motivo por el que tantas órdenes escritas fueron destruidas!”.

El mismo Krupp calcula que existen unas 46 mil páginas de artículos informativos, documentos originales, material de investigación, y testimonios oculares concernientes a la actividad de Pío XII, en favor de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Entonces, si el Papa Pacelli gozaba de tanto prestigio en vida como el mayor defensor de los judíos en Europa, ¿de dónde le vino la mala fama de haber estado en connivencia  con los nazis? El origen de esta leyenda negra se remonta a 1963, cuando apareció una obra teatral de Rolf Hochhuth, llamada “El Vicario”.

 Desde 2007 se sabe que “El Vicario” fue una operación de desprestigio ordenada por el entonces Primer Ministro soviético, Nikita Khrushchev, y que fue  llevada a cabo por la KGB en 1960, como lo reveló el general rumano Ion Mihai Pacepa [ver artículo].

Nuevamente, la verdad se impone a las bien organizadas campañas de desprestigio. Una vez más queda claro el gran papel de promotores de la paz que han desempeñados los Obispos de Roma, durante las grandes Guerras del siglo XX.

lfvaldes@gmail.com
http://www.columnafeyrazon.blogspot.com
Para saber más:
– Testimonios de Golda Meir, Albert Einstein y otros judíos famosos favorables a Pío XII. [artículo1] [wikipedia]
– Otros artículos en este blog.

Se produjo un error en este gadget.