domingo, 22 de abril de 2012

Un Pontificado “de transición”


Año 8, número 364
Luis-Fernando Valdés

En cuestión de tres días, Benedicto XVI celebró sus 85 años y cumplió 7 al frente de la Iglesia. Son muchos años para un Pontificado que se esperaba fuera muy breve. Algunos siguen aguardando que el Papa se jubile pronto o fallezca, ¿por qué?

Un grupo de niños alemanes festejan el
85 cumpleaños del Papa
con un baile típico de Baviera, 
Joseph Ratzinger es ahora el Papa más longevo desde León XIII, que falleció en 1903 a los 93 años después de ocupar la Sede de Pedro durante 25 años. Sin embargo, Benedicto XVI cuando fue elegido incluso algunos cardenales comentaron que se trataría de un “Pontificado de transición”. Con ello querían señalar que sería un mandato de “dos o tres años” y que no daría tiempo para emprender ninguna reforma, ni ningún proyecto importante.

Han pasado 7 años, y esto ya no es un Pontificado breve. En este tiempo, el Papa ha emprendido grandes proyectos, como el “Año paulino”, el “Año sacerdotal” y próximamente el “Año de la fe”, creó un nuevo Dicasterio para la Nueva Evangelización, ha publicado tres encíclicas y dos exhortaciones apostólicas, entre otras iniciativas.

Sin embargo, esta semana se ha vuelto a levantar rumores de que la época de Benedicto está llegando a su fin. El motivo fue la homilía pronunciada en su cumpleaños, en la que el Papa dijo: “Me encuentro ante el último tramo del recorrido de mi vida y no sé qué me espera. Pero sé […] que la bondad de Dios es más fuerte que cualquier mal de este mundo”. [Noticia]

Para una agencia noticiosa, esta declaración junto con el cansancio de su viaje a México y Cuba, “han aumentado la especulación acerca de que Benedicto XVI pueda convertirse en el primer pontífice en renunciar voluntariamente en siete siglos” (Reuters, 16.IV.2012).

Pero para otra empresa informativa, el Papa más bien habría dado dos señales de que no quiere renunciar, ambas durante la más reciente audiencia de los miércoles. La primera fue que el Pontífice afirmó: “Agradezco las felicitaciones por el séptimo aniversario de mi elección [19 abril] y les pido que me apoyen con sus plegarias, para que con la ayuda del Espíritu Santo, pueda perseverar en mi servicio a Cristo y a la Iglesia". Y la segunda fue que pidió que recen por él “para que no me falten las fuerzas para cumplir mi misión”.

Según la agencia EFE, “en ambas frases los observadores vaticanos vieron la confirmación de que no tienes intenciones de renunciar al papado, como en los últimos meses un diario italiano aseguró que haría este 2012”. [EFE, 18.IV.2012]

¿Por qué tanto afán de que el Papa se retire? No es ningún secreto de que son algunos católicos autodenominados progresistas los que están empeñados en que Benedicto XVI se jubile, porque lo ven como un obstáculo para que se introduzca el sacerdocio femenino, se elimine el requisito del celibato para el sacerdocio, además de otros temas candentes.

Pero Benedicto XVI parece no ceder, pues inicia su nuevo año de Pontificado tomando medidas contra los escándalos de clérigos pederastas; ordenando una investigación sobre los organismos de la Santa Sede para esclarecer la filtración a la prensa de documentos privados de altos cargos de la Curia; y pidiendo que se aclare la supuesta mala gestión del Instituto de las Obras Religiosas (IOR), conocido como el banco vaticano. [EFE, 18.IV.2012]

Lejos de ser un Pontificado de transición, la gestión del Papa alemán ha sido el desarrollo de un programa pastoral de largo alcance, y la aplicación de la disciplina eclesiástica para el clero. Ha sido un régimen papal muy valiente que no se ha amedrentado ante las duras críticas e incomprensiones.


lfvaldes@gmail.com
http://www.columnafeyrazon.blogspot.com
Se produjo un error en este gadget.