domingo, 19 de febrero de 2012

Los “wikileaks” del Vaticano



Año 8, número 354.
Luis-Fernando Valdés

La Cancillería de Estados Unidos tuvo filtraciones, cuando el portal “wikileaks” publicó una serie de cables secretos de las embajadas norteamericanas. Y ahora también la Santa Sede tuvo sus “fugas”, cuando algunos medios italianos dieron a conocer la correspondencia interna sobre la situación económica de la Ciudad del Vaticano. ¿Qué hay detrás de estas fugas de información?


Gianluigi Nuzzi autor del "wikileaks" del Vaticano.
El pasado día 8 de este mes, el programa “Gli Intoccabili” (Los intocables) del canal de televisión privado de la tv italiana “La7” transmitió un reportaje sobre la situación financiera de la Ciudad del Vaticano. El presentador Gianluigi Nuzzi mostró dos cartas enviadas en el 2011 por el arzobispo Carlo Maria Viganò, entonces vicegobernador de la Ciudad Estado, a varios superiores, incluido el Papa Benedicto XVI, respecto al deficiente manejo en contratos, proveedores, etc. [Noticia de: Reuters, AFP]


Durante su período como vicegobernador entre el 2009 y el 2011, Viganò era el segundo funcionario de mayor graduación en el “Governatorato”, el departamento responsable de mantener los jardines, edificios, calles, museos y otras infraestructuras de la diminuto Estado vaticano. Es decir, el caso versa sobre la Ciudad del Vaticano y no sobre las finanzas de la Santa Sede.
Mons. Carlo Maria Viganò,
ex Secretario General del Gobernatorato vaticano.

La Oficina de Prensa de la Sede Apostólica dio su respuesta al día siguiente, en la que explica que ese programa televisivo insinuó que las normativas vaticanas no consentirían las investigaciones o los procedimientos penales relativos a los períodos anteriores a la entrada en vigor de la ley CXXVII contra el lavado de dinero (1.IV.2011), pero esto no corresponde a la verdad, pues la legislación vaticana es acorde con las leyes europeas sobre esta materia. [Comunicado]

Y el pasado día 14, el P. Federico Lombardi, vocero de Benedicto XVI, emitió una nota de prensa, con motivo de estas fugas de documentos internos del Vaticano y otras noticias sensacionalistas sobre el Papa.

Lombardi denuncia que se trata de sembrar confusión sobre la Iglesia. Y la estratagema consiste en mezclar temas, pues eso favorece el desconcierto, ya que los documentos filtrados son de naturaleza y peso diversos, nacidos en tiempos y situaciones distintas (desde un complot para asesinar al Papa, hasta la supuesta renuncia del Pontífice). [Nota de prensa]

En realidad, una información seria tendría que comprender que los temas no tienen la misma importancia. Por ejemplo, los escritos filtrados dicen que en el Vaticano “trabajan siempre las mismas empresas, al doble (de costo) que otras de fuera, debido a que no existe transparencia alguna en la gestión de los contratos de construcción y de ingeniería”. Esto más bien parece un informe de consultoría para eficientizar las prácticas administrativas, que una denuncia de corrupción en la Curia romana.

El vocero explica que la fuga de documentos busca sembrar desconcierto, y que son utilizados “para objetivos que no son, de seguro, el amor puro a la verdad”. Y exhorta a “no dejarnos atrapar en el torbellino de la confusión, que es lo que desean los malintencionados”, y a “ser capaces de razonar”.

Razonemos pues. Lo que va de fondo en este asunto es que a partir de datos parciales se presenta a la Santa Sede como engañadora. Y desde ahí se ataca a la esencia misma de la Iglesia: si el Vaticano miente en sus finanzas, ¿la Iglesia nos dirá la verdad sobre Dios? ¿serán verdaderas sus exigentes enseñanzas morales? Coincido con el P. Lombardi: “cuando se producen los ataques más fuertes es señal de que lo que está en juego es importante”.

lfvaldes@gmail.com
http://www.columnafeyrazon.blogspot.com
Se produjo un error en este gadget.