domingo, 22 de julio de 2012

El plano inclinado de la intolerancia


Año 8, número 377
Luis-Fernando Valdés

En pleno siglo XXI, los ataques a la libertad religiosa siguen perpetrándose. En lo que va del año, el grupo terrorista de inspiración islámica Boko Haram, que desde enero de 2012 ha asesinado a 800 cristianos. En Siria, los cristianos sufren hoy una persecución poco conocida, porque la atención mundial está enfocada en la guerra civil. Aunque parece lejana, esta situación ya nos afecta en Occidente, ¿en qué se nota?

Catedral de Garissa (Kenia) después del atentado,
donde murieron 17 personas.
El mapa de los ataques a los cristianos es amplio. En Kenia, el pasado 1 de julio se perpetraron unos sangrientos atentados en Kenia, en la ciudad de Garissa, contra dos iglesias cristianas, entre ellas la catedral católica, durante el rezo dominical, en los que murieron al menos 17 personas.

En China, el pasado 7 de julio con la aprobación papal, Mons. Taddheus Ma Daqin, fue ordenado obispo auxiliar de Shangai. En la ceremonia, declaró que  no sostendría ninguna de las posturas de la Asociación Patriótica de los católicos chinos, que es la Iglesia controlada por el Gobierno de Pekín. Al terminar la Misa, fue arrestado y aún sigue detenido.

En un primer momento, estas situaciones parecen lejanas a nuestro País. Quizá sólo serían objeto de solidaridad y de indignación. Pero si observamos las fases que suele seguir la intolerancia hacia los cristianos, la visión cambia, pues notamos que no estamos tan lejos.

Es Mons. Mamberti, Secretario vaticano para las relaciones con los estados quien explica estas tres etapas. Según este Prelado, el “primer estadio es la intolerancia, que es un fenómeno social y cultural. Después viene la discriminación, que es un proceso jurídico. Al final, los verdaderos crímenes de odio”. [Nota]

Podemos entonces observar que en nuestra nación ya se dan algunos síntmoas. Según Mamberti, “en Occidente vemos hoy, sobre todo, la presencia del primer estadio: la intolerancia. Hay una hostilidad que aumenta contra la religión en general, y contra la Iglesia católica en particular en sectores significativos de los medios, del espectáculo y, a veces, incluso del arte moderno”.

Las observaciones de este alto funcionario de la Curia tiene fundamento real, por ejemplo “en Europa, en los Estados Unidos y en Australia se han propuesto o han sido expuestas obras artísticas consideradas ofensivas por un buen número de cristianos”.

En lo referente al segundo estadio, la discriminación, Mamberti también se refirió a las “leyes que limitan el derecho a la objeción de consciencia” y “la marginación de la religión y, en particular, del cristianismo, que permite expulsar de la vida pública las fiestas y los símbolos religiosos, en nombre del respeto de los que pertenecen a otras religiones o de los que no creen”.

El Secretario vaticano reconoció que Occidente no hay violencia ni crímenes como los de África o Asia. Sin embargo, hizo una importante observación: “la idea del ‘plano inclinado’ nos recuerda que el camino que lleva de la intolerancia a la discriminación y de la discriminación a la violencia puede recorrerse rápidamente”, y por este motivo “es importante dar valor a la libertad religiosa”.

Si aplicamos esto a nuestro País, podemos ver que la gran importancia que tiene que los Congresos locales estudien a fondo y aprueben la reforma constitucional al Art. 24 de nuestra Carta Magna, porque se trata de un derecho humano, que si se respeta y se custodia garantizará la paz y la tolerancia, y evitará toda discriminación y violencia hacia los creyentes de cualquier religión.

Se produjo un error en este gadget.