sábado, 14 de septiembre de 2013

Francisco: la fe no es intransigente


Año 9, número 436
Luis-Fernando Valdés

El Papa Francisco vuelve a sorprendernos. Ahora porque sostuvo un diálogo abierto con un reconocido intelectual agnóstico, Eugenio Scalfari, quién publicó una carta abierta al Pontífice con cuestionamientos sobre su encíclica “Lumen fidei”. Y la respuesta del Santo Padre ha sido acogida favorablemente por el mundo intelectual italiano.

Eugenio Scalfari, fundador del diario
"La Repubblica", dio pie a un gran diálogo
sobre la fe con el Papa Francisco.
Scalfari, periodista y fundador del periódico italiano “La Repubblica” (de línea laica, que no acepta la fe en la vida pública), le dirigió al Papa una carta abierta, publicada en ese diario el 7 de julio, que luego enriqueció el 7 de agosto.

Eugenio Scalfari, que se autodefine como “un no creyente desde hace años interesado y fascinado por la enseñanza de Jesús de Nazaret”, le pregunta al Papa sobre Dios, la fe y la salvación.

El Papa Bergoglio le responde con una carta abierta, publicada también el “La Repubblica”, el pasado 11 de septiembre. El texto tiene como fondo la paradoja de la modernidad: la fe cristiana, siempre luz, fue presentada por la Ilustración como oscuridad –como superstición– que se opone a la razón; y la Inquisición sería la prueba de esa oposición a la luz.

En ese contexto, el Santo Padre cita una afirmación de la encíclica que considera muy importante: si la verdad testimoniada por la fe es la del amor, “está claro que la fe no es intransigente, sino que crece en la convivencia que respeta al otro. El creyente no es arrogante; por el contrario, la verdad lo hace humilde, consciente de que, más que poseerla nosotros, es ella la que nos abraza y nos posee. Lejos de ponernos rígidos, la seguridad de la fe nos pone en camino, y hace posible el testimonio y el diálogo con todos” (n. 34).

De inmediato, Eugenio Scalfari publicó una nueva carta, en la que alaba la apertura del Papa argentino a la modernidad. Este periodista a leer frases como “es necesario acoger las verdaderas conquistas de la Ilustración” y que la Iglesia en esta acogida ha requerido “una larga y cansada búsqueda”, pensó –de buena fe, pero con ignorancia– que Francisco había hecho afirmaciones que nunca había sostenido un Pontífice…

Pero ésas palabras de un importante y conocido discurso de Benedicto XVI (22 diciembre 2006). Como explica el importante intelectual italiano, Massimo Introvigne (12 septiembre 2013), la carta del Papa Francisco lejos de ser un rompimiento con sus antecesores, manifiesta que el Papa argentino “está en una continuidad sustancial” con el Pontífice emérito.

La carta de Francisco fue muy bien acogida. Importantes intelectuales publicaron cartas de apoyo, entre las que destacamos tres. El Rabino de Roma, Ricardo Di Segni, señala: “Este pontificado no nos deja de sorprender”, no porque las ideas que Francisco expresa sean heterodoxas sino que “es la fuerza con que las expresa y la capacidad de encontrar escucha y resonancia lo que sorprende”.

El teólogo suizo Hans Küng, conocido por sus opiniones a menudo heterodoxas y por su oposición abierta a Benedicto XVI, comenta en su carta que el papa Francisco exhorta no solamente al diálogo con los no creyentes sino que además lo practica. El ex ministro italiano de sanidad Umberto Veronesi, escribe que “como no creyente y apasionado de historia de las religiones, la carta del papa me ha tocado”.

Como hemos señalado en otros momentos, volvió a ocurrir un fenómeno de opinión pública: la postura de siempre de la Iglesia, cuando era manifestada por Benedicto XVI era poco acogida; pero cuando es presentada por Francisco resulta novedosa… y bien acogida.

Se produjo un error en este gadget.