domingo, 30 de noviembre de 2014

Ecumenismo hoy, ¿para qué?

Ecumenismo hoy, ¿para qué?
Luis-Fernando Valdés

Los grupos radicales islámicos, como el ISIS que asesina cruelmente en nombre de Dios, tienen en alerta a Egipto, Siria, Irak y Nigeria. ¿Pueden las diversas religiones convivir y llevar a la paz?

El Papa Francisco recibe la bendición
del Patriarca ortodoxo Bartolomé I
.
Como respuesta a esta cuestión, el Papa Francisco realizó su sexto viaje internacional a Turquía (28 al 30 noviembre, que inició en la ciudad de Ankara. El Pontífice acudió invitado por la invitación del presidente de la República, Recep Tayyip Erdoğan y del Patriarca ortodoxo Bartolomé I. [aleteia.org]

El viaje apostólico tuvo un simbolismo muy especial, porque en Turquía están en juego una parte del futuro de los cristianos, el diálogo ecuménico de católicos con ortodoxos, el diálogo interreligioso con el Islam y la estabilidad en Oriente Medio.

El Papa formuló sus “votos más sinceros para que Turquía, puente natural entre dos continentes, sea no solo una encrucijada de caminos, sino también un lugar de encuentro, de diálogo, de convivencia serena entre los hombres y mujeres de buena voluntad de todas las culturas, etnias y religiones”. [aleteia.org]

1) En cuanto al diálogo ecuménico, Francisco realizó una oración ecuménica en la sede del Patriarcado de Constantinopla. El Papa expresó que “nuestra alegría está en la común confianza en la fidelidad de Dios”. Y como respuesta, el Patriarca dijo: “Pidamos la intercesión de los Padres de la Iglesia para que volvamos a encontrar la unidad como en el primer milenio”. [Vatican Insider]

Al final de su discurso, Papa Francisco en un gesto espontáneo sorprendió al Patriarca.la bendición del Patriarca pues le pidió su  bendición para “el Papa y la Iglesia católica”, y  se inclinó ante él para recibir su bendición. El Patriarca, maravillado ha abrazado y besado a Francisco en la cabeza, extendiendo las palabras a los hechos cariñosos de un encuentro fraternal e histórico. [aleteia.org]

2) En lo referente al diálogo con los líderes de otras religiones, el Pontífice manifestó “que el respeto mutuo y la amistad son posibles, no obstante las diferencias”. Y se refirió a la “verdaderamente trágica, especialmente en Irak y Siria. Todos sufren las consecuencias de los conflictos y la situación humanitaria es angustiosa”.

El Papa recordó a estos líderes “la obligación de denunciar todas las violaciones de la dignidad y de los derechos humanos”, ya que “la violencia que busca una justificación religiosa merece la más enérgica condena, porque el Todopoderoso es Dios de la vida y de la paz”.

3) El Pontífice también señaló que las religiones deben llevarnos al respeto y la tolerancia, porque “el mundo espera de todos aquellos que dicen adorarlo, que sean hombres y mujeres de paz, capaces de vivir como hermanos y hermanas, no obstante la diversidad étnica, religiosa, cultural o ideológica”. [aleteia.org]

4) Es importante señalar que Francisco pidió detener la violencia el ISIS, y recordó que es “lícito detener al agresor injusto, aunque respetando siempre el derecho internacional”, y a la vez afirmó que “no podemos confiar la resolución del problema a la mera respuesta militar”.

 E invitó a sostener las verdaderas “luchas dignas del hombre: contra el hambre y la enfermedad, en favor del desarrollo sostenible y la salvaguardia de la creación, y del rescate de tantas formas de pobreza y marginación, que tampoco faltan en el mundo moderno”. [aleteia.org]

Los gestos de cercanía y humildad de Francisco, así como sus valientes palabras ante los dirigentes religiosos, son una muestra de que sí es posible el diálogo sincero entre religiones, de manera que la violencia y la tolerancia a nombre de la fe hoy día ya no tienen justificación.

domingo, 23 de noviembre de 2014

¿Cree el Papa en la familia?

Año 10, número 498
Luis-Fernando Valdés


Durante el pasado Sínodo sobre la familia, el Santo Padre escuchó todas las voces… pero él no dijo nada sobre lo que pensaba sobre la familia: si sostenía el paradigma tradicional o aceptaba otros modelos. Por fin, Francisco ha roto su silencio.

Logotipo del Congreso Internacional
celebrado en el Vaticano.
Recientemente se llevó a cabo un Congreso internacional e interreligioso sobre la complementariedad entre el hombre y la mujer, organizado por varios Dicasterios de la Santa Sede (17 noviembre).

El objetivo del evento era mostrar que hoy, aunque se discute mucho sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, sigue teniendo sentido hablar del matrimonio como la unión de un varón y una mujer.

Este Congreso reunió a líderes varias religiones. Fue algo extraordinario que muchas comunidades cristianas y catorce religiones hayan podido reunirse para proclamar convicciones básicas sobre el matrimonio.

El cardenal Müller, organizador del evento, explicó que “los ataques contra el matrimonio como unión complementaria de un hombre y una mujer” son “una especie de suicidio de la humanidad”.

Durante el evento, Jonathan Henry Sacks, ex Rabino jefe del Reino Unido y de la Commonwealth sostuvo que “la familia es la institución que más humaniza en la historia”, porque la moral del amor en la relación entre marido y mujer es un acontecimiento divino y con consecuencias sociales, que se extienden al exterior de la pareja en la relación entre padres e hijos.

El discurso del Santo Padre fue muy esclarecedor. Primero, sostuvo que la crisis de la familia “ha originado una crisis de ecología humana, puesto que los ambientes sociales, como los ambientes naturales, necesitan ser protegidos”.

Explicó que “vivimos en una cultura de lo provisional, en la que cada vez más personas renuncian al matrimonio como compromiso público. Esta revolución en las costumbres y en la moral a menudo enarbola la ‘bandera de la libertad’, pero en realidad ha provocado devastación espiritual y material en incontables seres humanos, especialmente entre los más vulnerables.”

Luego, el Obispo de Roma reafirmó la importancia del matrimonio: “La familia sigue siendo el fundamento de la convivencia y la garantía contra la escisión social. Los niños tiene el derecho de crecer en una familia, con un papá y una mamá, que sean capaces de crear un ambiente idóneo para su desarrollo y su maduración afectiva”.

Francisco invitó también a no “caer en la trampa de ser calificados con conceptos ideológicos”, ya que “la familia es un hecho antropológico, y, consecuentemente, un hecho social, de cultura, etc. Nosotros no podemos calificarla con conceptos de naturaleza ideológica, que solo tienen fuerza en un momento de la historia, para después decaer”.

Y concluyó: “No se puede hablar hoy de familia conservadora o de familia progresista: ¡la familia es familia! No se dejen calificar por este o aquel concepto de naturaleza ideológica. La familia tiene una fuerza en sí misma”.

No es la primera vez que el Papa defiende públicamente a la familia tradicional. Lo hizo por ejemplo en la Exhortación “Evangelii Gaudium” (nn. 66 y 212). Lo novedoso es que Francisco, a la vez que defiende la doctrina de siempre, busca que ese mensaje llegué –mediante la misericordia– a las personas en situaciones difíciles.

Queda patente que no es posible encasillar al Pontífice en los moldes sociológicos de “conservador” o “liberal”, para luego identificar su actitud misericordiosa con el liberalismo teológico. Para entender al Papa, hay que usar esquemas religiosos, no los sociológicos.

Fuentes (cada liga envía a un artículo concreto): Vatican Insider; Aleteia.org; Europa press; Infocatolica


domingo, 16 de noviembre de 2014

Ayotzinapa, la verdad que no queremos ver


Año 10, número 497
Luis-Fernando Valdés

La desaparición de los 43 normalistas sigue siendo tema de conversación y de reflexión. El tejido social de México está herido, y para sanarlo no hay otra opción que la de abrir los ojos a esa dura realidad.
En esta crisis de seguridad en Iguala, hay un dato muy impresionante, que quizá algunos han pasado de largo. Cuando se inició la búsqueda de los 43 desaparecidos, se encontraron varias fosas con cadáveres, que no correspondían a los normalistas.
Ante el “no eran ellos”, la búsqueda continuó. Pero la pregunta obvia es: entonces, ¿quiénes son esas personas? ¿víctimas de la violencia? ¿era un “cementerio” de sicarios? En otras palabras, hay miles de desaparecidos, pero las investigaciones iniciaron sólo hasta que hubo una protesta social, y estas indagatorias son únicamente para el caso de los normalistas de Ayotzinapa.
¿Qué lecciones podemos obtener de este episodio, nosotros los demás ciudadanos?
1) Reconocer nuestra realidad social. Han sido gobiernos y autoridades extranjeras quienes nos han puesto en alerta, porque han llamado a las cosas por su nombre, ya que no sólo se han referido a los normalistas desaparecidos, sino al narcotráfico como causa de la violencia y además han pedio una investigación trasparente.
Por ejemplo, el miércoles pasado (12 de noviembre), el Papa Francisco durante su audiencia se solidarizó con nuestro País, y con claridad se refirió a los ‘estudiantes asesinados’: “Quiero expresar a los mexicanos, a los aquí presentes y a los que están en la patria, mi cercanía en este momento doloroso de la legal desaparición, pero sabemos asesinato, de los estudiantes”. El  Santo Padre habló también sobre la “dramática realidad” y “la criminalidad” que existe detrás del tráfico de drogas. [CNN]
Por su parte, la Casa Blanca en un par de ocasiones, durante el mes pasado, manifestó su preocupación por esta situación. El Departamento de Estado afirmó que “es un crimen que demanda una investigación clara y trasparente” (8 octubre), y la vocera de Barak Obama manifestó la preocupación de la Presidencia por los reportes de la desaparición de los 43 normalistas (29  de octubre). [El Universal]
2) Las protestas violentas son otro modo de cerrar los ojos. El 8 de noviembre pasado, mientras una manifestación en el Zócalo de la Ciudad de México pedía justicia y que encontraran a los desaparecidos, un grupo de violentos quemó la puerta de Palacio Nacional.
En realidad produjeron otro humo, a parte del que salía de la flamas del portón: hay otros intereses de grupos de presión, los cuales aprovechan un movimiento social para hacer sus protestas en paralelo. Pero se presentan ante la opinión pública como parte de las víctimas.
La violencia es extorción. La presencia de grupos violentos lleva un mensaje: “te dejo de golpear si me das lo que te pido”. Las agresiones son una pantalla para que crear confusión, lo cual es una manera de buscar que no se conozca la verdad.
Para salir adelante, es necesario que toda la sociedad rechace la violencia: los saqueos, los bloqueos de parte de grupos que no tienen que ver con las víctimas, los coches incendiados, los edificios públicos destruidos.
Así como para curar una herida profunda en la piel hace falta pasar por el dolor de una curación que toca la carne viva, para curar la herida social necesitamos una nueva cultura de reconocer la realidad y dejar de pensar que no nos afecta la violencia en otros Estados y regiones del País.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Brittany Maynard, ¿derecho al suicidio asistido?

-->
Año 10, número 496

Luis-Fernando Valdés

--> Una joven estadounidense de 29 años, dinámica y solidaria, recibió el diagnóstico de un cáncer cerebral doloroso e incurable. Decidió no vivir una agonía insoportable, anunció en internet que deseaba morir “con dignidad” y se quitó la vida, asistida por un médico. ¿El suicidio asistido es una muerte digna?
Brittany Maynard, Lauren Hill: dos actitudes ante la enfermedad terminal. (Fotomontaje: abc.es)
 Brittany Maynard, recibió la noticia un año después de casarse. El cáncer, un glioblastoma, avanzó con rapidez. Los médicos le explicaron que sólo le quedaban unos meses de vida en los que la enfermedad le causaría gran dolor. 

Maynard explicó en video, con más de 9 millones de visitas en YouTube, las razones por las que no quería seguir viviendo. Y escogió para morir el 1 de noviembre pasado, dos días después del cumpleaños de su marido, Dan Díaz.

Acompañada por su marido y sus familiares, Brittany falleció a causa del medicamento proporcionado legalmente por un médico, pues en el estado de Oregon el suicidio asistido está permitido.

Si ella ya no quería sufrir, si de todos modos se iba a morir, si su familia la apoyaba, si tomó la decisión de modo consciente, si lo hizo legalmente, ¿por qué estuvo mal que Maynard se quitara la vida?

La vida es el mejor don que recibe todo ser humano. En eso estamos todos de acuerdo. En cambio hoy, muchos consideran que la vida no es valiosa por sí misma, sino sólo en cuanto resulta agradable (o al menos, cuando no hay dolor, o mientras éste se pueda dominar).

Ése fue el argumento al que Brittany se acogió, según la explicación que ofreció en aquel video. Y esa misma razón fue la que dio Marcia Angell, un activista por el suicidio asistido, en un reciente artículo de opinión en el “Washington Post”.

Aunque suene a broma, la respuesta es que "el problema no es la vida sino el dolor". La vida no es problema, por eso no hay porque quitarla. Más bien, la dificultad es el dolor; y lo que hay que hacer es paliarlo y, sobre todo, darle sentido, ya que el dolor es insoportable cuando no se le encuentra el sentido.

Por contraste, el mismo día que Brittany se quitaba la vida, la prensa internacional anunciaba que otra joven, Lauren Hill, también con un cáncer cerebral terminal cumplía un gran sueño: jugar un partido en la NCAA antes de morir.

Lauren decidió encontrar un sentido a sus últimos meses. Viajó con su familia por todo Estados Unidos, promocionando la lucha contra el cáncer y disfrutando de cada momento al máximo. Y la liga de Basquetbol Colegial le concedió vivir su gran sueño: jugar un partido oficial.

En los apenas 17 segundos de juego, Lauren anotó la primera canasta del partido, que se paró entonces para hacerle un homenaje en el centro de la cancha. Abrazos y ovación para la jugadora, que poco después declaró: “Ha sido el mejor día de mi vida. Gracias. No sé qué más decir, gracias”.

No nos toca juzgar a Brittany Maynard, eso que lo haga Dios. Pero sí podemos señalar que el suicidio nunca es una muerte digna. No es digno del hombre quitarse la vida. Lo indigno, en todo caso, es no ayudar a una persona a encontrar un sentido –un para qué– de su sufrimiento.

Y como explicaba el famoso psicólogo austriaco de origen judío, Víctor Frankl, sobreviviente de Auschwitz: “Se puede sacar un sentido incluso del sufrimiento, y es la verdadera razón por la que la vida continúa, a pesar de todo, teniendo un sentido”.

Ante la discapacidad física, Frankl invitaba a sus paciente a pensar: “¿No podríamos concebir … un mundo  en el que hubiera finalmente una respuesta ante la cuestión del sentido último del sufrimiento humano?” (Frankl, 1999, pp. 190 y 192).  
No hay un derecho a quitarse la vida, más bien hay un derecho –y una obligación– a encontrar un sentido al dolor y al sufrimiento. Y en esto la fe religiosa es una gran herramienta.
-->



sábado, 1 de noviembre de 2014

Francisco, ¿un Papa de izquierda?


Año 10, número 495
Luis-Fernando Valdés

El Pontífice declaró recientemente: “¡Ninguna familia sin vivienda! ¡Ningún campesino sin tierra! ¡Ningún trabajador sin derechos!” ¿Tenemos un Papa de inspiración socialista? ¿Francisco es un comunista?
Pdte Evo Morales y el Papa durante el Encuentro.
Por deseo del Santo Padre, el Pontificio Consejo “Justicia y Paz” y la Pontificia Academia de Ciencias Sociales organizaron el Encuentro Mundial de Movimientos Populares que tuvo lugar en Roma del 27 al 29 octubre pasados, en el que participaron campesinos, cartoneros [pepenadores], agricultores, trabajadores precarizados, temporales, migrantes, así como los campesinos sin tierra y los pueblos indígenas. [News.va, 1 noviembre 2014]
El encuentro tuvo como objetivo tanto conocer la realidad de hoy, las luchas y los pensamientos de los movimientos populares, como apreciar la enseñanza del Papa Francisco sobre la forma de avanzar juntos hacia un auténtico desarrollo humano integral. [news.va, 23 octubre 2014]
En su discurso, el Santo Padre expuso tres puntos fundamentales: tierra, techo y trabajo, a los que llamó “derechos sagrados”. Y comentó con cierta ironía: “Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista”. [Discurso, 28 octubre 2014]
El Obispo de Roma expuso que el sistema actual “ha sacado al hombre, a la persona humana, del centro y se lo ha reemplazado por otra cosa. Porque se rinde un culto idolátrico al dinero”, ya que “se ha olvidado de Dios, que es Padre”.
Y añadió que al sistema económico actual hay que “cambiarlo, tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos. Hay que hacerlo con coraje, pero también con inteligencia. Con tenacidad, pero sin fanatismo. Con pasión, pero sin violencia.”
Quizá a más de uno le pareció que si Francisco citó en el Vaticano a estos grupos de marginados (considerados por algunos como de la izquierda política) y habló de esta manera, eso significaría que el Papa es de izquierda…
En realidad, ¡el Papa es un genio que ha recuperado a los marginados para Cristo mediante la Iglesia! Con esto no quiero decir que ahora pertenecerán a la Iglesia los sindicatos y los grupo de presión social, sino que afirmo que esos grupos podrán ver que el mensaje social de la Iglesia es una plataforma válida para sus diálogos con el gobierno, patrones, etc. y para la reconciliación social.
Estamos ante un Papa situado más allá de las categorías de “izquierda” y “derecha”. En realidad, somos nosotros los que nos hemos acostumbrado a seguir el dictado de algunos medios, y seguimos empeñados en ver a la Iglesia desde la óptica de la política partidista.
Francisco no es de izquierda ni de derecha. Es simplemente católico, es sencillamente un obispo, que tiene el corazón grande donde caben todas las persona y que es valiente para decir la verdad y denunciar los problemas sociales.
Ayudarnos a volver a ver la vida cristiana desde su dimensión espiritual y solidaria, sin el filtro de categorías mentales políticas, es parte de la gran “revolución” de nuestro querido Papa Jorge Bergoglio.
Atender a los pobres, ayudar a los oprimidos, dar voz a los migrantes, no debe ser tomado como alinearse a la izquierda, sino como el ejercicio ordinario de la solidaridad, que es la dimensión social de la caridad.
Aprendamos la lección: quizá nos hemos acostumbrado a observar la actuación del Papa y de los cristianos con los esquemas políticos y sociológicos que algunas influyentes agencias de noticias nos han impuesto. Es buen momento para observar la religión con ojos nuevos, sin prejuicios ideológicos.
Se produjo un error en este gadget.