sábado, 30 de agosto de 2014

Las dos caras de Asia


Año 10, número 486
Luis-Fernando Valdés

Asia es el continente con menos cristianos. En Medio Oriente, los creyentes son perseguidos y, en Extremo oriente, Cristo casi no es conocido. Ante este panorama, ¿qué actitud tiene el Papa Francisco?
El Papa saluda al Cardenal de Hong Kong (China).

Hay un aspecto menos conocido del Pontífice argentino. Se trata de su sueño juvenil de llevar el Evangelio a los países asiáticos. En su momento, no pudo realizarlo por su salud pues había perdido una parte del pulmón derecho.
Sin embargo, este afán misionero nunca desapareció del corazón de Jorge Mario Bergoglio, y hoy como Romano Pontífice desde el Vaticano quiere poner en práctica ese deseo, pero con un gran realismo porque la actitud hacia el Cristianismo en unas naciones asiáticas es favorable y, en otros, adversa.
1) Viajes a las naciones donde hay más católicos. El Obispo de Roma acaba de realizar su tercer viaje apostólico internacional a Corea del Sur. Se reunió con un millón de personas,  tuvo grandes gestos de cercanía y consiguió dar un gran impulso a la Iglesia Católica en esa nación.
Para enero, el Papa tiene programado otro viaje a dos naciones de Asia. Visitará Sri Lanka, que puede representar para la Iglesia un puerta hacia la India, porque en esta isla conviven los cristianos (7.5%) con una mayoría budista (69%).
También el Pontífice estará en las Filipinas, donde los católicos suman el 80 por ciento. El reto aquí es confirmar en la fe a los católicos filipinos que, junto con los cristianos evangélicos, son todavía un bastión donde el modelo de familia cristiana sigue vigente y donde los valores del Evangelio se notan en la vida pública.
2) Defender a los cristianos perseguidos en Medio Oriente. Ya hemos reseñado la tragedia de los cristianos en Mosul y todo el norte de Irak, donde los creyentes han sido expulsados de sus casas y muchos de ellos han sido cruelmente ejecutados. [Aquí, aquí y acá]
El Papa Francisco en estas últimas semanas ha manifestado su dolor al tener noticia de cristianos crucificados, ha pedido que cese la persecución, ha instado a la comunidad internacional a intervenir y ha enviado a un representante pontificio para que en su nombre consuele a las víctimas. Incluso, en la conferencia de prensa en el avión de regreso de Corea, manifestó su intención de visitar a los cristianos de Irak.
3) Tender puentes con China. La clave del problema consiste en que el gobierno chino ve a la Iglesia como un país extranjero que quiere tener injerencia dentro de China. Por eso, este gobierno ha forzado la creación de una “Iglesia nacional china”, creando un cisma ‘de facto’.
Recientemente China tuvo un gesto hacia la Santa Sede, pues autorizó que el avión que llevaba al Pontífice hacia Corea sobrevolara territorio chino. Es la primera vez que un Papa recibe autorización de cruzar el espacio aéreo de esta potencia asiática.
Por su parte, el mensaje de Su Santidad fue contundente, pues dijo claramente que las intenciones de la Iglesia no son de interferir en la cultura nacional china. Afirmó que los “cristianos no vienen como conquistadores, no vienen a quitarnos nuestra identidad [asiática]: nos traen la suya, pero quieren caminar con nosotros”. (Discurso en Corea, 17 agosto 2014)
Los sueños misioneros del Papa jesuita no tienen ningún deseo de colonizar u occidentalizar a los asiáticos, sino de compartirles la vida y el mensaje de Jesús de Nazaret, con un gran respeto hacia esas culturas locales.
Asia tiene dos caras hacia el cristianismo: la ignorancia o la beligerancia. Francisco lo sabe y está tendiendo puentes de amistad, por una parte, y enviando mensajes de solidaridad hacia los perseguidos, por otra. Dos caras, dos oportunidades.

domingo, 24 de agosto de 2014

Religión decapitada


Año, número 485
Luis-Fernando Valdés

Fue estremecedora la ejecución filmada del periodista James Foley a manos de extremistas islámicos. Los terroristas no sólo quitaron la vida a Foley; además, sembraron una duda mortal en la sociedad: ¿son las religiones un peligro para la convivencia? 
James Foley (1974-2014) descanse en paz.
El hecho es duro. El grupo yihadista “Estado islámico” (EIIL) difundió un video el pasado 20 de agosto en el que se muestra la decapitación del reportero estadounidense. Según los captores, fue en represalia contra los recientes bombardeos de EUA a posiciones de los extremistas islámicos. Esto se suma a los centenares de ejecuciones de cristianos que el EIIL está realizando en el norte de Irak.
Las condenas internacionales fueron unánimes. Al día siguiente, el Presidente Obama declaró que “ninguna religión enseña a masacrar inocentes, y ningún Dios justo defendería lo que hicieron ayer”.
Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó este homicidio y señaló que el EIIL “debe ser derrotado y que la intolerancia, la violencia y el odio que impulsa a ese grupo debe ser erradicada”. (eluniversal.com, 22 agosto 2014)
Esta actitud de matar a nombre de Dios, parecería confirmar la aseveración de que las religiones son un peligro para la sociedad, porque pondrían las verdades de fe por encima del respeto a la libertad y a la vida de los que no piensa como ellos. ¿Es verdad esto?
En realidad no. La abrumadora mayor parte de los creyentes tiene una actitud tolerante hacia los fieles de otras creencias, y la fe que profesan los hace solidarios. Veamos dos muestras.
1) La actitud cristiana de la familia Foley. James Foley, de 40 años, pertenecía a una familia católica y estudió en la “Marquette University” de los jesuitas en el estado de Wisconsin. El jesuita James Martin siempre estuvo en contacto durante estos años y da testimonio que el periodista se apoyaba en el rezo del Rosario cuando estuvo prisionero en Libia antes de ser secuestrado en Siria en 2012. (News.ca, 22 agosto 2104)
El mensaje de su madre, Diane, refleja su fe y muestra la actitud que contrasta con el radicalismo religioso del EILL: “Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim. Dio su vida intentando mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio. Imploramos a los secuestradores que perdonen la vida del resto de rehenes.” (Religión digital, 21 agosto 2014)
Por su parte, el Papa Francisco llamó por teléfono a la familia “quedó fuertemente impresionado por la gran fe de la mujer”, según  declaración de Ciro Benedettini, subdirector de la Oficina de Prensa del Vaticano. (News.va [ed. Portuguesa], 22 agosto 2014)
2) La reacción de los otros musulmanes también muestra que muchos creyentes en el Islam no comparten la interpretación radical de la llamada “guerra santa” (‘yihad’) dirigida contra de los que no creen en esta religión.
Por ejemplo, el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), Riay Tatary, expresó su rechazo por esta ejecución de Foley: “No podemos asociar el Islam con el terrorismo y el radicalismo, porque son personas que no nos representan”.
Tartary además afirmó que este tipo de acciones radicales también afectan a la religión islámica: “La mayoría de los musulmanes no comparten estos hechos ni esta radicalización y prácticamente es un secuestro del Islam”. (Religión Digital, 22 agosto 2014)
Las religiones no son un peligro para la sociedad; al contario, como vemos en el caso de la Familia Foley, son fuente de inspiración y de perdón. Tampoco es verdad que todos los musulmanes crean en la violencia. Ojalá que el terrorismo del ISLL nos haga descubrir –por contraste– la bondad de las religiones vividas con auténtica fe y verdadero amor.

sábado, 16 de agosto de 2014

“Efecto Francisco”, también en Corea


Año 10, número 484
Luis-Fernando Valdés

La presencia del cristianismo en Asia apenas llega al 3 por ciento. Sin embargo, el Papa Francisco empieza una serie de visitas a las “periferias” de la Iglesia, ahora en Corea y enero próximo Filipinas y Sri Lanka. ¿Qué podrá conseguir el Santo Padre?
El Papa fue recibido por la Presidenta Park Geun-hye.
El Pontífice realizó su tercer viaje pastoral internacional a Corea del Sur, que es un país donde los católicos son una minoría (apenas el 10 por ciento), pero representan un grupo muy activo, pues la conversiones de adultos al catolicismo se estiman en unas 100 mil personas al año.
El evento central del viaje apostólico consistió en la beatificación de Paul Yun Ji-Chung y sus 123 compañeros mártires constituyen la primera generación de católicos coreanos. Paul fue martirizado con su primo por haber violado los rituales confucianos al organizar funerales católicos para su madre.
En ese grupo de mártires ejecutados a partir de fines del siglo XVIII, todos son fieles laicos, a excepción de un solo sacerdote, James Ju Mun-mo, de origen chino, que fue el primer clérigo que pisó la península coreana y el primero en celebrar la Misa en esa tierra. El Padre Ju Mun-ra era conocido por su celo pastoral y, a seis años de su llegada, los católicos en Corea sumaban unos 10 mil. (A. Tornielli, Vatican Insider, 18 agosto 2014)
Ante un millón de asistentes a la Misa de Beatificación, efectuada frente al palacio Gyeongbokgung de la dinastía Joseon, en Seúl, el Papa Francisco destacó “la importancia, la dignidad y la belleza de la vocación de los laicos”.
El Santo Padre recordó que “en nuestros días, muchas veces vemos cómo el mundo cuestiona nuestra fe, y de múltiples maneras se nos pide entrar en componendas con la fe, diluir las exigencias radicales del Evangelio y acomodarnos al espíritu de nuestro tiempo. Sin embargo, los mártires nos invitan a poner a Cristo por encima de todo”. (News.va, 16 agosto 2014)
Además, el Papa Francisco se reunió con los jóvenes, con quienes improvisó un hermoso diálogo en inglés (a pesar de que el Papa no domina esta lengua) y luego en italiano. Los invitó a rezar por la unidad de las dos Coreas: “Piensen en los hermanos del norte, ellos hablan la misma lengua, cuando se habla la misma lengua en familia, siempre existe esperanza humana”.
Y también a invitó a los seis mil jóvenes reunidos a acoger y seguir a Cristo. Y los previno del secularismo: “Parece como si Dios hubiera sido eliminado de este mundo. Es como si un desierto espiritual se estuviera propagando por todas partes. Afecta a los jóvenes, robándoles la esperanza e incluso la vida. No obstante, éste es el mundo al que ustedes están llamados a ir y dar testimonio del evangelio de la esperanza, el evangelio de  Jesucristo”. (A. Beltramo, Vatican Insider, 15 agosto 2014)
En este viaje, el Santo Padre siguió mostrando sus gestos habituales. Por ejemplo, viajó en un coche normal de la marca coreana Kya; en otro momento, fuera del programa, fue a visitar de sorpresa a los jesuitas que viven en ese país. (News.va, 15 agosto 2014)
El Papa concluirá este viaje a Corea (que los obispos definen como «la última víctima de la Guerra fría) con una Misa por la paz y la reconciliación, buscan que Corea del Norte vuelva al diálogo con Corea del Sur. Así el Papa visita a otro “muro” que separa dos naciones hermanas.
Retomando la pregunta inicial, el Santo Padre ha conseguido bastante, no sólo por reunir a tantas personas. Aunque los resultados no serán a corto plazo, el Papa Francisco logró consolidar la vitalidad de la Iglesia coreana y, como heraldo de la paz, ha puesto una semilla para la reconciliación de las Coreas.

sábado, 9 de agosto de 2014

El exterminio de una cultura milenaria


Año 10, número 483
Luis-Fernando Valdés

Después de veintiún siglos de presencia de cristianos en el norte de Irak, en la legendaria provincia de Nínive, ya casi no queda ninguno. Estamos a punto de presenciar “en vivo” la desaparición de una cultura bimilenaria. ¿Qué podemos hacer?

En otros artículos ya hemos reportado la violencia y la crueldad con que son tratados los cristianos en Irak, por parte del grupo radical ISIS (Califato de Irak y el Levante). Ahora les transmitimos los sentimientos de los desterrados, que con dolor dejan la tierra de sus antepasados y se quedan sin nada.
La situación es crítica. El card. Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la evangelización de los pueblos, citando noticias dadas por las religiosas caldeas Hijas de María Inmaculada, denunció el hecho de que “esta noche entraron en la llanura de Nínive los hombres del autoproclamado ‘califato’ y expulsaron los miles de cristianos que viven en los poblados de la zona”.
El purpurado dijo que “los cristianos tuvieron que abandonar todo, incluso el calzado, y descalzos fueron encaminados por la fuerza hacia la zona de Kurdistán”. La situación de los cristianos, precisó, “es desesperada porque en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, no tienen intención de acogerlos porque no saben cómo acoger a estos miles de personas”. (News.va, 7 agosto 2014)
Por primera vez en milenios, los cristianos han dejado de vivir en Mosul, su ciudad. El escritor iraquí cristiano Majed Aziza, escribió una conmovedora carta a sus conciudadanos musulmanes, a modo de despedida y de protesta por no haber recibido su apoyo y defensa.
“Expulsados, dejamos nuestra ciudad, Mosul, humillados por los detentores del nuevo islam. La dejamos por primera vez en la historia”. Los cristianos “somos los auténticos hijos de esta ciudad y … somos sus fundadores”.
“Pero nos han abandonado, dejándonos arrastrar fuera de la ciudad, hacia lo desconocido. Han cerrado los ojos, mientras dejábamos detrás nuestra historia, las tumbas de nuestros antepasados, nuestras casas, nuestro patrimonio y todo lo que es querido a nuestro corazón.”
“El final de los milenios que hemos pasado juntos … hemos vivido juntos centenares, miles de años, construyendo Mosul con el sudor de nuestra frente. … Dejamos por la fuerza una tierra que hemos alimentado con nuestra sangre”.
Por su parte, el Papa Francisco no ha dejado de recordar a los cristianos iraquíes en su cuenta de Twitter. Entre otros, publicó este mensaje: “Les ruego que dediquen hoy un momento a rezar por todos aquellos que son obligados a dejar su casa en Iraq” (@pontifex, 08/08/2014).
Además, el Santo Padre ha dirigido una petición a la comunidad internacional para que “proteja a todas las víctimas de la violencia en Iraq” (@pontifex, 09/08/2014). Y ha exhortado a “todas las parroquias y comunidades católicas” para que “en este fin de semana dediquen una oración especial por los cristianos iraquíes” (@pontifex, 09/08/2014).
Por su parte, los obispos de Oriente Medio instaron hoy a la comunidad internacional a proteger a los cristianos iraquíes, al tiempo que pidieron a las autoridades musulmanas emitir fatuas o decretos para prohibir los ataques contra las minorías. (Periodistadigital.com, 8 agosto 2014)
¿Qué podemos hacer desde nuestro País? –Mantener viva la noticia de este destierro. Lo peor que les puede pasar a los cristianos iraquíes es que caigan en el olvido. El día en que nos olvidemos de ellos y su dolor, se habrá consumado la gran injusticia del ISIL: acabar con milenios de cultura cristiana en Medio oriente.

y además: Un Papa que sabe llorar (sobre la sangrienta persecución religiosa en Siria)

sábado, 2 de agosto de 2014

El Papa y el líder evangélico: perdón y unidad

-->
Año 10, número 482

Luis-Fernando Valdés



El Papa Francisco viajó a Caserta (Italia) para visitar a un líder de los cristianos pentecostales. El Pontífice católico fue recibido con ovaciones y rezó con los evangélicos. ¿Qué pretende el Santo Padre?

Papa Francisco y Giovanni Treattino
En un viaje relámpago, el pasado lunes 27 de julio, el Pontífice viajó a Caserta, localidad cercana a Nápoles, para saludar al pastor evangélico Giovanni Traettino, quien es su amigo desde Buenos Aires.

Como acostumbra el Papa, esta visita estuvo llena de significados, como la amistad con fieles de otra confesión, unos pasos hacia la unidad y la reconciliación entre católicos y evangélicos.


1) Treattino, junto con unas 200 personas, la mayoría pentecostales provenientes de Italia, de los Estados Unidos, Argentina y otros países, recibió con afecto al Papa, con estas palabras:

“Querido Papa Francisco, amado hermano mío, es grande nuestra alegría por esta visita: un grande don inesperado, impensable hasta hace poco tiempo atrás. … ¡Te queremos mucho! Y debes saber una cosa: entre nosotros evangélicos, también hay mucho afecto hacia tu persona y muchos de nosotros cada día también rezamos por ti. Por lo demás, es tan fácil quererte. Muchos de nosotros creemos que tu elección como Obispo de Roma ha sido obra del Espíritu Santo”.


2) Luego el Santo Padre pronunció unas palabras, que sonarán audaces para los que no estén familiarizados con el ecumenismo. Primero habló de la diversidad que no quiere decir división y recordó que “el Espíritu Santo hace la diversidad en la Iglesia y esta diversidad es tan rica, tan bella; y es el mismo Espíritu Santo quien hace la unidad. Y así la Iglesia es una en la diversidad. Y para usar una palabra hermosa de un evangélico, que yo amo tanto: una diversidad reconciliada por el Espíritu Santo”.

El Papa explicó que el ecumenismo es buscar que “esta diversidad sea armonizada por el Espíritu Santo y se haga unidad”. Y añadió: “Alguno estará sorprendido: ¡El Papa ha ido donde los evangélicos! ¡Ha ido a encontrar a los hermanos! Les agradezco mucho, les pido de rezar por mí, lo necesito. ¡Gracias!”. (Radio Vaticana, 28 julio 2014)


3) Durante la visita, Francisco pidió disculpas por la persecución que sufrieron los pentecostales bajo el régimen fascista de Italia en los años 1920 y 1930, con estas palabras: “Entre aquellos que han perseguido y denunciado a los pentecostales, casi como si fueran locos que arruinan la raza, había también católicos: Yo soy el pastor de los católicos y les pido perdón por todos aquellos hermanos y hermanas católicas que no han entendido y han sido tentados por el diablo”. (Aleteia.org, 28 julio 2014; Noticia cristiana, 31 julio 2014)

La respuesta a estos gestos del Papa Francisco fue inmediata y maravillosa. El secretario general de la Alianza Evangélica Mundial, Geoff Tunnicliffe, que reúne a unos 600 millones de fieles protestantes afirmó que los fieles evangélicos también deben pedir perdón a los católicos.

Tunnicliffe declaró: “Reconozco que en la historia han habido situaciones en las que los protestantes evangélicos han discriminado a los cristianos católicos, y estoy muy apenado por este tipo de acciones, porque si bien podemos estar en desacuerdo teológico, esto nunca debería conducir a la discriminación o a la persecución. Todos tenemos que reconocer nuestras faltas y pedir perdón unos a otros, y creo que el Papa Francisco dio un gran ejemplo”. (Aciprensa, 31 julio 2014)


Quizá lo que el Pontífice pretendía era un gesto más en el camino hacia la unidad de los cristianos, pero el Espíritu Santo convirtió ese ‘gesto’ en un sólido ‘paso’: una recíproca petición de perdón.


Se produjo un error en este gadget.